Cuento “Muerte bajo la lluvia”, finalista en concurso Literario de España.

el muro

El cuento “Muerte bajo la lluvia”, de Jorge Cepeda González, ha sido nominado finalista en el Concurso Literario de Microrrelatos “Otoño en el Muro”, organizado por el Muro del Escritor de España (www.muroletras.com). Próximamente los cuentos finalistas serán publicados en un libro.

Muerte bajo la lluvia.

Parado en la esquina del callejón, Marcelo luchaba por abandonar a la querida que por tantos años le había acompañado, mientras la lluvia castigaba su entumecido cuerpo.

Extraviado la retuvo con fuerza, la acarició por última vez y luego con furia la lanzó a la acequia que escurría a sus pies, gritándole ¡no quiero volver a verte nunca más!

La pequeña bolsa de papel se deshizo en el agua y la droga que contenía se diluyó ligera en el torrente.

Liberado de aquél tormento, Marcelo regresó a casa.

 

Anuncios

AYSÉN, SONIDOS DE LLUVIA Y VIENTO

Mientras las sombras pintaban de gris el atardecer,

un ojo de sol parpadeó luminoso en el firmamento,

rasgando el señorío de las tinieblas.

Entonces el trino melódico de escondidas avecillas,

irrumpió en las solitarias callejas del poblado,

precediendo a la vida,

que se coló fugaz cabalgando sobre el vendaval.

 

(Amanecer del 22 de agosto de 2017, en Aysén).

Llora el cielo

Una estrella se ha extinguido en el cielo

y un cortejo de nubes llorosas, derramando tristeza,

cubre los ojos del Sol escondido en el horizonte.

 

Bajando por los cerros,

el día despierta tras la noche serena

y la ciudad se despereza entre callejas somnolientas,

bañadas por el llanto celestial que lava sus adoquines,

en un vano intento por parecer alegre.

 

El cielo está llorando lágrimas de lluvia.

Ser escritor

Ser escritor es ser un cronista, un relator, un inventor, un interpretador, un falseador, un filósofo, un guía espiritual; en fin, un ser multifacético.

En escritor relata, inventa, crea, modifica, interpreta y falsea historias, para lectores que buscan crónicas verdaderas, relatos interesantes, fantasías o solo buscan una guía para el ejercicio del razonamiento filosófico o religioso.

Algunos escritores y los estudiosos del comportamiento humano, coinciden en señalar que el escritor narra lo que el lector desea leer, acorde con su vida interior. De allí que haya tantos géneros literarios, que no gustan a todos por igual, sino a cada individuo en particular, de acuerdo a su preferencia.