PAZ Y ESPERANZA

Feliz NavidadPaz y Esperanza para todos mis conocidos: amigos, becarios de España, compañeros de la Armada de Chile, Escritores del Círculo, Historiadores, Geografos y Arqueólogos de la Sociedad de Estudios, Archiveros de la Asociación, colegas del Club de Empleados Civiles de la Armada, generación 1965 del Colegio Ruben Castro, Académicos de la Academia de Historia Naval y Marítima de Chile.

También para todos a quienes agravié, ofendí o les causé algún mal momento y aquellos que están solos o se sienten solos, en forma especial para los miles de niños enfermos en una sala de hospital, huérfanos, inmigrantes o desplazados por guerras, catástrofes o abandono que esta Nochebuena no tendrán un minuto de felicidad o alegría, menos de amor ni un mísero pan para comer.

                                               Si quieres retribuirme este saludo, te pido que mejor le regales un poco de Felicidad a algún necesitado que encuentres cerca tuyo. Es muy probable que muchas veces hayas visto a uno pero no lo hayas mirado. Sal de casa pronto, no esperes el último momento y abraza a ese necesitado que está esperando ese gesto que no cuesta un penique, pero vale una enormidad para él.

Si es un apátrida, anímale a esperar un mejor futuro.

¡Paz y Esperanza para todos!

Jorge Cepeda González.

Valparaíso (Chile) 24 de diciembre de 2018.

 

 

Resultado del Concurso “Queridos fantasmas” del Muro del Escritor.

elmuro

La poesía “Fantasma” y el Microrrelato “El Adiós”, ambos del escritor Jorge Cepeda González, han sido seleccionados finalistas del Concurso “Queridos Fantasmas”, organizado por el sitio español El Muro del Escritor.

FANTASMA

Yo te amé,

yo te amo

y desde el regazo de mi soledad

te sigo amando.

Yo te tuve en mis brazos,

hoy ya no te tengo

y en la penumbra de las noches locas

mis manos te buscan en vano

Ayer te fuiste,

hoy eres doloroso recuerdo

que martiriza mi existencia.

Quiero olvidarte y no puedo,

te he enterrado mil veces y regresas,

mi mente afiebrada se resiste a perderte.

Eres mi eterno fantasma.

 

El adiós

Extrañóse Filomena al divisar en misa a Genaro, pues sabía que su novio andaba en la montaña y no asistía a la iglesia. Era el aniversario de su compromiso y se alegró.

En vano lo esperó a la salida, pero el joven no apareció. Confundida partió a buscarlo a su casa. Al llegar allí dos perros le salieron a su encuentro. En el pórtico, sus padres hablaban con la policía.

-Hallaron su cuerpo en el fondo de un acantilado- alcanzó a escuchar.

Trastornada, Filomena rompió en llanto.