Inauguración de la 35 Feria Internacional del Libro de Viña del Mar 2017.

mdeCon la participación de autoridades locales ayer se inauguró la 35 Feria Internacional del Libro de Viña del Mar, CHILE, en dependencias del Liceo Bicentenario, ubicado en Libertad con 2 Norte. La feria estará abierta hasta el 25 de enero.

En la ocasión, el conocido literato y comentarista de televisión Cristian Wanrken, hizo una extensa reseña de la trayectoria de la Feria, destacando su aporte a la expresión literaria de los escritores regionales.

dav

35 Feria Internacional del Libro de Viña del Mar.

tapa_montedoloroso_2

dav

El Miércoles 11 de enero a las 11.30 horas, el escritor Jorge Cepeda González presentará en la 35 versión de la Feria Internacional del Libro de Viña del Mar, sus dos novelas, tituladas:

“Montedoloroso”, obra premiada con el tercer lugar en el Cuarto Concurso de Novela Corta “Andrés Sabella 2012”, organizado por la Universidad Católica del Norte de Antofagasta  y “No vengas aun negrita”.
Las obras serán presentadas por el artista plástico Jaime Catalán Bertero.
La Feria estará funcionando en el Liceo Bicentenario, Avda. Libertad con 2 Norte, Viña del Mar, entre el 7 y el 25 de enero de 2017.

35 Feria Internacional del Libro de Viña del Mar.

tapa_montedoloroso_2La 35 versión de la Feria Internacional del Libro, se realizará entre el 7 y el 25 de enero de 2017, en el Liceo Bicentenario de Viña del Mar, Avda. Libertad esquina 2 Norte. En ella presentaré mis dos novelas publicadas: “Montedoloroso”, ganadora del Tercer Lugar en el Cuarto Concurso de Novela “Andrés Sabella” 2012, de la Universidad Católica del Norte, de Antofagasta y “No vengas aun negrita”.

dav

La Indeseada

Ayer no vino a visitarme y hoy no sé si vendrá.

Si más tarda golpea mi puerta creo que trataré de no dejarla entrar, más, como sé que ella insistirá y no se moverá hasta haber cumplido con su visita, estaré obligado a franquearle el paso.

No la conozco pero he oído hablar mucho de ella. Sé que es variable en su temperamento, a veces silenciosa, otras amorosa y también violenta y como tal, no siempre es una buena compañera.

Algunos la esperan con ansias, sabiendo que en sus brazos encontrarán descanso, consuelo y paz, pero la gran mayoría no la desea en absoluto y prefiere no pensar en ella como su compañera.

En todo caso, tarde o temprano todos terminan doblegados ante su repentina presencia, algunos recibiéndola con agrado o resignación y otros intentando rechazarla.

¡Vano intento de aquellos que desean evitarla, pues ella es como compañera en busca de amante y no se detendrá frente al rechazo!

Hoy no me ha visitado. ¿Vendrá más tarde; querré recibirla?

No lo sé. Solo sé que sin anunciar visita, en cualquier momento tocará a mi puerta y deberé aceptar su abrazo y su eterna compañía.

Ocaso

sanlucar-ocaso-13Sol del atardecer lleno de promesas y esperanzas,

que corres a bañarte entre las olas de la mar,

a fundirte en mortal abrazo

esperando el renacer infinito.

Antes de sumergirte en sus aguas

ilumina el camino hacia las antípodas,

hacia la playa lejana en donde quedaron las huellas

de la amada que se alejó solitaria,

acompañada por el canto melancólico de Tetis.

Coge de mis labios un beso postrero

y llévalo hacia sus pálidas mejillas.

 

Anima con tus rayos moribundos

su mirada nostálgica

y cuéntale que aún la quiero.

 

 

 

Escala Daniel Morrison

La escala Daniel Morrison es un atravieso a mitad de la avenida José Tomás Ramos, una arteria que divide los cerros Alegre y Cordillera y que a través de el mi barrio se comunicaba con un mundo distinto, en donde se alzaba la figura de un castillo luminoso -la Escuela Pública 22- en cuyo interior brillaba resplandeciente el Saber.

Por largos 6 años de mi infancia subí y bajé por ella junto a mis hermanos mayores, en busca del conocimiento; de las primeras letras; de la enseñanza básica y de los primeros amigos de mi vida. Este es el recuerdo que mantengo de esos días de infancia escolar.

IMG_20161112_131909.jpg

Uno, dos y tres,

uno, dos y tres,

eran los peldaños que subía el niño al amanecer.

 

Uno, dos y tres,

subiendo hacia el saber,

el niño contaba los peldaños,

uno, dos y tres.

Muy de mañana salía de casa

junto a Antonio, Víctor y Andrés,

los cuatro subiendo peldaños

de uno, dos y tres,

atravesando campos floridos,

tapizados por doquier,

de fragante ciruelos y membrillos,

subiendo hacia el saber.

 

Uno, dos y tres,

eran cuatro hermanos

subiendo al amanecer,

saltando de piedra en piedra,

a orillas del vergel,

uno, dos y tres,

caminaban presurosos como corceles de un tropel,

hacia la escuelita luminosa,

iluminada de saber.