LA VIDA EN TIEMPOS DE PANDEMIA

Jorge Cepeda González, un chileno en cuarentena
Hace veinte días que apareció el virus Covid19 en Chile y la vida ha venido cambiando en la medida en que esta invasión se ha incrementado. Desde entonces me he dedicado a observar el comportamiento de la ciudadanía.
No es de nadie desconocido que las grandes crisis hacen aflorar las mejores capacidades y cualidades de los seres humanos, así como los peores defectos. De igual manera, son tiempos de oportunidades. Desde los más sabios y mejor intencionados consejos, normas, procedimientos, protocolos y guías de comportamiento frente a la crisis –en este caso hablaremos derechamente de la pandemia- entregados por las autoridades, líderes de opinión o simples ciudadanos, hasta la aparición de situaciones especulativas asociadas a ganancias económicas; acaparamiento de elementos vitales para la continuidad normal de la vida ciudadana, aprovechamientos de todo tipo e incluso la ejecución de llamativas fechorías y delitos; todo es posible que se dé en estos tiempos.
Quiero compartir algunas reflexiones personales; las mismas que tú –individuo semejante a mí- puedes hacer. Lo hago con la sola finalidad de aportar un gramo de solidaridad a la desbalanceada convivencia nacional.
Para ello nada mejor que proclamar el principio fundamental y único que debe regir nuestro comportamiento hoy día:
Todos somos seres vivos, pensantes, inteligentes y razonables, creados iguales y como habitantes de un mismo país, estamos sometidos a iguales beneficios e infortunios, por lo tanto, no es tiempo de especular, ni de aprovechar las circunstancias para obtener mezquinas y ruines ganancias. ES TIEMPO DE SOLIDARIZAR.
Cada uno tiene dentro de sí un patrón que debiera guiar el propio actuar: la conciencia. ¡Óyela; hazle caso, sigue su consejo!
Cada cual tiene una creencia religiosa. Actúa en consecuencia a lo que tu rito te demande. Cumple sus preceptos morales.
¿Cómo aplico estas capacidades y normas en este período de pandemia?
1.-      Escucha la voz de la Ciencia; los científicos son quienes pueden aconsejarnos a tomar las mejores medidas de prevención.
2.-      Deja que la autoridad tome el control y centralice las acciones que se adopten; sin embargo, no olvides que la autoridad también tiene que defender intereses políticos y económicos, que podrían no ser del agrado de todos.
3.-      Actúa de acuerdo a los dictados de tu conciencia. Si es recta, harás lo más conveniente a los intereses de todos, no solo a los tuyos.
4.-      Las mejores barreras para detener o aplacar el avance del enemigo –en este caso la infección- son el aislamiento y no dejar de aplicar medidas básicas de higiene personal. La Ciencia lo asegura.
5.-      Dado que los adultos mayores son el principal grupo de riesgo, no escatimes esfuerzos para resguardar a tus padres y abuelos. Si puedes extender tus cuidados hacia otros grupos vecinos, no dudes en hacerlo. Recuerda, el verbo –la acción- es solidarizar.
6.-      De acuerdo al comportamiento de la pandemia en el mundo, no tengas dudas que tarde o temprano vas a caer. Dado que como individuo tienes la posibilidad de estar aislado de posibles focos de contagio y tomas medidas preventivas sanitarias, puedes estar algo más tranquilo, pero no te sientas seguro que no te va a afectar.
          Piensa en el personal sanitario desplegado en centros hospitalarios, ellos si son la primera línea de infección. Muchos tal vez no vivirán para contar sus experiencias. A ellos dedícales unos minutos de oración, agradeciéndoles su sacrificio y pidiéndole a tu dios que los proteja. Haz lo mismo con todos aquellos grupos o instituciones que no pueden aislarse y deben seguir batallando para que el país no se detenga, pero principalmente para que a ti, en tu casa, no te falte nada y estés protegido:
los trabajadores de industrias, fábricas y servicios básicos que por su naturaleza no pueden detenerse;
los transportistas;
los dependientes de farmacias y supermercados que te seguirán proveyendo de medicinas y alimentos;
los choferes de la locomoción colectiva que te trasladarán a otro lugar, si llegas a necesitarlos;
los municipales que llegarán a tu domicilio a retirar la basura;
los bomberos atentos a entrar en acción;
las fuerzas armadas y policiales que patrullan y resguardan el orden.
7.-      Finalmente, recuerda que en momentos de crisis sobreviene el pánico y el abatimiento, signos negativos que pueden afectar la salud corporal. En este tipo de situaciones las personas tienden a neutralizarlo, principalmente, refugiándose en la fe.
          Si crees que la desgracia es un llamado de atención de Dios, entonces une la oración a los cuidados que tomas. En todo caso, actúa siempre en concordancia con tu conciencia y ésta, hoy día, debe estar exigiéndote que te aísles, que creas en la Ciencia, que sigas las advertencias de las autoridades y que no te expongas a contagiarte y a contagiar a otros por causa de tu irresponsabilidad.
          La falta más grave que hoy puedes cometer, es atentar contra el prójimo, rompiendo la cuarentena a la que estás sometido, pensando que vives un período de vacaciones y que puedes hacer lo que quieras.
          ¡Solidariza, la vida te lo agradecerá!

Autor: ergonscriptor

Soy homo (de humano, no de homosexual), un poco sapiens; geminiano; inteligente; brillante (otros lo han dicho), ¡pero que carajo, un sentimental de mierda! No soy nada; soy un tipo medio; medio escritor; medio escultor; medio pintor, que se quedó en el aprendizaje -etapa que todos debemos cultivar siempre- Soy y seguiré siendo un aprendiz de todo, que viaja sobre un cometa, mirando e investigando el universo que pasa a su alrededor. Vivo en Chile, desde donde he dado vueltas al sol 69 veces. En este caminar he dejado huellas; he creado grupos y me relaciono con otros homo sapiens. Quien desee conocerme, de preferencia una femina sapiens; solo para disfrutar el placer de la palabra, pues soy fiel a una sola, puede escribirme a este sitio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s